Parnassius mnemosyne

 


                                                  “Blanca de Asso”

      Es un papiliónido relativamente pequeño de fondo blanco con manchas negras y carece de los llamativos ocelos y manchas de color rojo que caracterizan a las parnassius. La extremidad de las alas anteriores muestra un amplio margen grisáceo.

      Difiere de las demás especies del género Parnassius por la ausencia casi total de ornamentación en sus alas, que son casi uniformemente blancas, con tan solo dos manchas negras en la celda del ala anterior y una amplia difusión oscura en el borde ventral del ala posterior. Las alas tambien son redondeadas, aunque algo más alargadas.

       La especie que más se le parece y con la que podría eventualmente confundirse es la Aporia crataegi que no presenta manchas en sus alas.

      Las hembras, de mayor tamaño que los machos, pueden superar los 6 cm de envergadura alar.

      La oruga tiene un elegante aspecto negro aterciopelado, de numerosas pequeñas verrugas salen multitud de pelos negros, muy parecida a la oruga de Parnassius apollo, y, como ella, tiene a cada lado filas de manchas amarillas o anaranjadas. Es, sin embargo, más pequeña y las manchas tienen una forma más angular (son redondeadas en P. apollo).

     Tiene una sola generación al año y vuela desde abril hasta agosto, variando las fechas  en función a la altitud y cercania al Polo. Pasa el invierno como oruga semienterrada al pie de su planta nutricia.


     Es tipica de zonas montañosas pero ocupa hábitats de una extraordinaria diversidad, puede vivir desde el nivel del mar o incluso a más de 2300m de altitud.

La blanca de Asso se observa más bien a alturas intermedias en los macizos montañosos de Europa Central (piso montano), observándose en claros de bosques y zonas más o menos abiertas y arbustivas. En los Pirineos, se trata de una especie más bien propia de los pisos alpino y subalpino.

     Por tratarse de una especio boreo alpina en españa esta presente tan solo en los pirineos.

      Es una de las especies que mejor se ha adaptado a una amplia variedad de hábitats diferentes, desde las montañas, los taludes pedregosos y los precipicios rocosos hasta terrenos herbáceos, pasando por zonas arbustibas y bosque de distinto tipo, tanto en territorios humedos como secos en gran parte de Europa y Asia.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *