Orquídeas silvestres.

       A diferencia de las orquídeas tropicales, el cultivo es prácticamente imposible por métodos habituales, incluso para los aficionados a este grupo de plantas. Ello se debe a que, desde que germinan, necesitan la presencia de determinadas especies de hongos-micorrizas- que son extremadamente específicos de los sitios y condiciones climáticas donde viven las plantas, y que generalmente no pueden desarrollarse fuera de dichos lugares.

                                                        Ophrys

      Durante el verano estas orquídeas están durmientes como un bulbo subterráneo, tubérculo. Al final del verano-otoño desarrolla una roseta de hojas. También un nuevo tubérculo empieza a desarrollarse y no madura hasta la siguiente primavera, el viejo tubérculo muere lentamente. En la próxima primavera el tallo floral empieza a desarrollarse, y durante la floración las hojas ya comienzan a marchitarse.

      La mayoría de las orquídeas Ophrys vive en simbiosis con un determinado hongo.  No pueden ser trasplantadas debido a esta simbiosis. Las pequeñas hojas basales forman una roseta pegadas a ras de suelo.  Se desarrollan en otoño y pueden sobrevivir las heladas del invierno.

      Cada orquídea tiene su propio insecto polinizador y depende completamente de esta especie polinizadora para su supervivencia.  Los machos embaucados por estas flores es probable que no vuelvan ó incluso que ignoren plantas de la misma especie. Solo el 10 % de la población de Ophrys llega a ser polinizada. Siendo suficiente  para preservar la población, si se tienen en cuenta que cada flor fertilizada produce unas 12.000 diminutas semillas.

                                                              Orchis

                                                                   Anacamptis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *