Serapia lingua

Gallos.

Las flores de Serapias carecen de néctar y atraen a los insectos por su temperatura. Dentro de la cavidad, donde la temperatura puede ser hasta tres grados más alta que en el exterior, muchos himenópteros encuentran refugio durante la noche o un chaparrón y de esta forma es como la planta consigue un polinizador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *